¿Conoces los rompecabezas? es aquella actividad que para algunos es muy estresante y para otros es una manera bastante buena de relajarse. Hay grandes, pequeños, incluso los hay de 3D, pero ¿Qué contienen los rompecabezas?, exacto! PIEZAS, es así que les explicaré porque considero que somos rompecabezas ÚNICOS. 


Todos nacemos y digamos que  nuestra primera pieza y única ya que no hay ninguna igual, es nuestra existencia, pero llegamos a un ambiente donde las personas que se harán cargo de enseñarnos y explicarnos el mundo harán copias de algunas de sus propias piezas que también les fueron entregadas a lo largo de su vida, nos las irán entregando a nosotros. Conforme vamos creciendo otras personas comenzaran hacer lo mismo, nos van a dar copias de sus piezas.



Es así que vamos creando nuestro propio rompecabezas con las copias de las piezas de las demás personas, así empezamos a conocer las reglas sobre como hablar, comer (aquí entra por supuesto la cultura de dietas) , vestir(estereotipos de belleza, lo adecuado, lo inadecuado), cómo es una familia, cómo es una pareja, cómo es confiar en alguien, cómo es una amistad, cómo es que debemos llevar nuestras emociones, etc. 



Hay edades en donde queremos aventar todas las piezas que nos han dado, sobre todo del entorno familiar, pero queremos integrarnos a otros rompecabezas, así que en ocasiones tomamos piezas que incluso no nos gustan solo para pertenecer, aunque también vamos buscando piezas que nos gusten y empezar a juntarlas. 


A todo esto, llegamos a una edad donde es nuestra responsabilidad las piezas que vamos coleccionando como parte de nuestro rompecabezas, algunas personas deciden que las piezas que tienen están bien y que pueden seguir por la vida sin modificarlas, pero hay otras que comienzan a incomodarles las piezas que han traído desde hace mucho tiempo. Es por eso que comienzan a ser conscientes de ellas y deciden cuestionar si a su rompecabezas actual le quedan esas piezas o comienzan a regresarlas ya que no les funcionan y las cambian por algo que les sea más coherente con su propio rompecabezas. 



Estas piezas como algunxs de ustedes se pudieron dar cuenta son nuestras creencias, ideas, reglas sociales que desde niñxs nos han inculcado y que tanto las personas que nos cuidaron como mamás, papás, abuelos, familia en general, así como la parte social por parte de nuestros compañeros de escuela, los maestros, nuestros amigos, etc. Todos nos han dado sus piezas de cómo funciona el mundo, obviamente nosotrxs hemos hecho lo mismo con los demás. 



Cuando somos adultos esas “piezas” o creencias, reglas y normas comienzan a no hacernos tanto sentido y aquí viene lo maravilloso, que tú tienes tu pieza única, con la que llegaste al mundo, tu existencia, y es por ello que te digo, tú puedes empezar a regresar esas creencias que a tu yo del momento  ya no le sirven y comenzar a coleccionar nuevas piezas, tienes más libertad que cuando eras adolescente, así que inténtalo! comienza a cuestionar las piezas que ya no quieres que formen parte de ti, simbólicamente si sabes quién te dio esa copia, regrésala a esa persona, en algún momento te funciono y era parte de ti, pero ahora puede regresar de donde vino porque ya no está acorde a tu propio rompecabezas. 


Así que recuerda somos seres únicos e irrepetibles, las piezas de tu rompecabezas son tuyas, al ser más consciente de tu existencia puedes comenzar a cuestionar estas piezas, hay unas que de verdad están de base, pero incluso esas podemos cambiarlas, así que pregúntate ¿Qué piezas son las principales actualmente en tu bello rompecabezas? ¿Qué piezas quieres cambiar? ¿Cuáles quieres conservar?, mientras más responsable de tus rompecabezas seas, más sentirás la libertad en tu vida y menos querrás dejarla a alguien más. 
Nota: Si sientes que quieres dejar algunas piezas pero te esta costando hacerlo, no dudes en acudir con un profesional que te acompañe en el camino para soltar esas piezas y reforzar las que deseas conservar. 


“El amor a sí mismo es el punto de partida del crecimiento de la persona que siente el valor de hacerse responsable de su propia existencia”.Viktor Frankl 

Psic. Blanca Vanessa Gaytán